28 de abril de 2011

2

Ser femenina es complicado

Anda que no me ha repetido mi madre veces que debería ser más femenina, que esto de ir con vaqueros o pantalón de chándal y sudaderas de Rammstein es muy marimacho. Y yo que en parte pienso que hay ciertas edades en las que uno cambia y empieza a ser más como los demás quieren que sean pues he ido dejándolo pasar, creo que ahí está mi error. Me veo que tengo 26 años y no tengo ni idea de cosas femeninas, y cuando digo ni idea es ni idea.

He empezado a feminizarme, de tal manera que mis días ahora son así:

Primero me levanto de la cama, creo que no hay una manera de despertar femenina, o a lo mejor aun no la he descubierto. Así que lo único que hago es decirle al móvil que se calle (uso el móvil porque el despertador que tenía se estropeó). Aunque sí que se puede decir que tengo algo femenino, si lo infantil es femenino xD La canción con la que me despierto es el opening de Pocoyo, la razón de esto es porque después de muchas pruebas es la única música que si la escucho por la mañana no me pone de mala leche.

Después de despertar me preparo para ir a la ducha, y para ir a ducharse hay que coger la toalla y... mierda, una mujer femenina prepara su ropa la noche anterior y no coge lo primero que pille en el armario. Bueno, suponemos que he perdido media hora la noche anterior y he dejado apartada la ropa que me iba a poner hoy (esto es algo que aun tengo pendiente de hacer). Vale, ya está todo en orden entonces vayamos al baño.

Entro en la ducha, me echo agua y entonces me pongo el champú, pero claro, no es un champú cualquiera, es un champú libre de siliconas, porque se ha visto que las siliconas hacen más mal que bien al pelo. Para saber esto he tenido que leer artículos sobre las siliconas, aprenderme las terminaciones de las mismas cuando las nombran en los botes y demás, también vale apuntarse en un papel los que no lo llevan (yo para parecer más tecnológica me lo apunté en el móvil, porque así al menos disimulo mi ignorancia). Ir al centro comercial a mirar entre todos los botes cuáles son los que no llevan esas siliconas, de entre ellos elegir el adecuado para mi tipo de cabello "pelo rizado y largo, con raíces grasas, puntas secas y teñido", aun con esa descripción costaba porque para cada fabricante el pelo tiene más cosas. Al final me he decidí por uno que ponía "cuidado clásico", creo que no soy tan moderna para atreverme con otro.

Después de esta pausa seguimos con la ducha, me echo el champú, aclaro y ahora hay que echarse el acondicionador, con esto no pasa nada porque cuando hice el viaje para el champú también compré acondicionador (realmente lo regalaban con el bote pero esto es alto secreto). Muy bien, ya tenemos el acondicionador puesto en el pelo y hay que dejarlo un tiempo, entonces procedemos a lavar el cuerpo, ¿con qué? Pues ahí está otro de esos dilemas, existen las esponjas normales de toda la vida, las exfoliantes que te eliminan como 5 capas de piel, el guante de crin... yo tengo una que es como exfoliante pero solo te quita un par de capas, para mi piel sensible eso es suficiente (miento, esto lo tenía hasta hace poco, a mi madre le dio por cambiarlas todas aunque no hiciera falta y ahora tengo una esponja normal que se deshace solo con mirarla). Vale, pues con la esponja en mano hay que echar el gel, ¿y qué gel? Pues depende para qué zona, porque está el gel exfoliante anticelulítico para las piernas, el gel exfoliante para el resto del cuerpo, el gel hidratante, el gel relajante... los días que voy con tiempo pues me lavo el cuerpo con el normal y corriente y luego ya uso el exfoliante anticelulítico. Y luego para la cara también me lavo con otro gel, uno especial para la cara que quita los puntos negros y no sé qué más cosas.

Terminado el enjabonamiento procedo al aclarado, que tiene que ser con agua fría porque es mejor para la piel y el pelo, normalmente el aclarado de agua fría es corto, porque no lo soporto mucho.

Bien, ya podemos salir de la ducha, coger nuestra toalla, secarse bien el cuerpo, envolverla en el pelo y ahora toca el momento potingues, hay que echarse diferentes cremas: anticelulítica para las piernas, reafirmante de pecho, hidratante para el resto del cuerpo... Y en la cara me echo tónico (para cerrar los poros.). Terminado esta parte que me parece la antiducha, porque veo que es ensuciarme de nuevo después de haber quedado limpísima, procedo a vestirme.

Una vez vestida ya puedo peinarme el pelo, por suerte no le echo nada más, pero podría echar el acondicionado sin aclarado o un sérum reparador de puntas, menos mal que es algo que he dejado. Luego está la crema para la cara, en este caso dependiendo del día y lo que me dé elijo entre tres diferentes, ya sé que tengo que escoger una, pero aun estoy en experimentación.

Acabada la ducha me queda el desayuno que esto ni es femenino ni es nada, así que sin explicaciones.

Después del desayuno vuelta al cuarto de baño, a lavarme los dientes y luego sesión de maquillaje. Como ya he dicho que aun soy una novata tan solo me doy máscara de pestañas y me pinto la línea del ojo (aquí estoy innovando y elijo entre tres colores diferentes). En este momento me doy cuenta de que no me he arreglado el flequillo, así que voy a por el secador para "alisarlo", con mi flequillo de personalidad propia el arreglo que me hago dura una media hora como mucho, luego ya demuestra su personalidad haciendo lo que le da la gana.

El resto del día lo dejamos en que aun es neutro. Llegamos a la noche.

Decido que quiero irme a dormir y me voy al cuarto de baño a lavarme los dientes, ahí es cuando me doy cuenta de que tengo que desmaquillarme los ojos bien, luego lavarme la cara con un jabón especial que quite toda la mierda acumulada en el día, después un tónico para cerrar poros y eliminar lo que quede de mierdecilla y por último una crema hidratante de noche (en mi caso uso las misma que por el día, porque ya he dicho que estoy en plan nobel). Después me echo un balsamo labial hidratante para la noche (algún día os explicaré lo que pasó cuando lo fui a comprar), después me echo un revitalizante para las pestañas (porque al echar la máscara se debilitan) y por último me echo aceite de almendras en las manos, con este último paso pretendo hidratar manos y uñas, pero lo he quitado de mi rutina porque siempre se me ocurre leer antes de dormir y el aceite con los libros no se llevan nada bien.

Creo que cuando me acuesto por las noches es normal que tema otro nuevo día de la cantidad de cosas que tengo que hacer, y eso que no soy tan femenina como pretenden que sea.

2 comentarios:

  1. Y tan complicado.
    De todo lo que has escrito no hago nada. Yo también lo intento pero.. cada día?? es imposible, no tengo tanto tiempo.
    De momento, tengo:
    Crema hidratante de día y otra de noche para la cara.
    Mascarilla verde, para la cara.
    Crema reafirmante de pechos.
    Crema anticelulítica.
    Crema hidratante para el cuerpo.
    Crema de manos.
    Algún que otro exfoliante.

    Y ese es todo mi kit de belleza. Las cremas me las echo una vez al mes, si llega, asi me dura la anticelulítica años y años.. entre que me da pereza y frío infinito, ufff >,<

    Y en cuanto al maquillaje, es cierto, hay que desmaquillarse pero... para qué?? si mañana me toca otra vez maquillarme?? Hay dos opciones, o pasas de maquillarte (siempre puedes decir que es mejor para el cutis y que te gusta ese toque natural) o llevar el maquillaje reutilizado de un día para otro.

    Ahora te hago una petición, estoy buscando métodos de depilación, duraderos y no muy caros. ¡¡Estoy harta de los pelos!! ¿Algún consejo maestra?

    ResponderEliminar
  2. jajja este blog no le conocia yo, me ha molado la entrada, la verdad esq es bastante complicado ser femenina, pero se hace lo que se puede. y no hablemos de depilaciones porq eso si que ya es la leche...
    Bueno ya me explicaras como puedo poner lo de anobii en mi blog que yo tb tengo aunq algo bastante abandonado XD bss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...